Aparatología

Como invertir tu dinero

Bienvenidos a la pregunta del millón todos los días me encuentro en los mensajes directos de Instagram. Oye Pedro, ¿Qué harías si tuvieras mil euros, dos mil euros, 3000, 5000? Esas son las cantidades más o menos más comunes, me piden consejos de inversión, donde pondrías el dinero, qué harías con él para poder multiplicarlo. Pedro, por favor, te invocamos, respóndenos.

Y muy bien, voy a responder. Atentos a la a lo que haría si tuviera estos mil, tres mil euros en la cuenta ahora mismo, en qué los invertiría. Esto quiero que quede claro, no es mi estrategia de inversión porque creo que la estrategia de inversión hay que hacerla en función de las circunstancias personales de cada persona. Yo estoy en otro punto de mi carrera ahora mismo, yo trato de crear patrimonio de otra forma, diversificándome de otra forma, pero si estás en esa situación. Me voy a poner en tus zapatos y te voy a comentar lo que haría.

Muy bien, voy a empezar diciéndote que no te voy a recomendar ninguna plataforma, no te voy a recomendar que los inviertas en acciones de equis compañía, que compres cripto, que compres divisa. No te voy a recomendar que entres con ese dinero, invertirlo en los mercados financieros tradicionales y las razones simple. Warren Buffett, probablemente es uno de los mejores inversores de la historia. O al menos de los más famosos y de los que mayor reputación tiene.

He escuchado por ahí, no sé si será cierto pero igualmente me sirve, que a lo largo de toda su carrera como inversor ha promediado de forma anual un 7% en sus rendimientos. Vamos a exagerarlo, vamos a decir que Warren Buffett, o vamos a decir que tú eres mucho mejor que Warren Buffet y consigues tener un rendimiento anual de un 25%. Si es así, por favor, envíame un email que te daré gran parte de mi dinero para que me lo manejes tú y me consigas ese 25%.

Pero vamos a decir que te obsesionas, tienes mil euros y te obsesionas durante seis meses, estás día y noche pendiente a los mercados, analizas los gráficos, ves las noticias, estás siempre el primero. Eres el primero en pulsar el botón, muy bien, metiste tus mil euros, dedicaste 300 horas a lo largo de un año y cuál fue tu rendimiento, un 25%. Por lo tanto, tu beneficio es de 250 euros, te dedicaste 300 horas, conseguiste 250 euros, es decir, te estás auto explotando. No consigues ni un rendimiento de un euro la hora.

Por supuesto, si esto fuera así, habrás desarrollado la habilidad de conseguir un 25% de rentabilidad. Por lo cual, otras personas te van a conceder su capital y podrás escalarlo, pero ese conocimiento no se consigue de forma totalmente automática. Muy bien, entonces si has prestado atención hasta ahora, te habrás dado cuenta que la inversión está muy bien cuando tienes capital para hacer más capital para poner tu dinero a trabajar. Es decir, la inversión consigue que los ricos sean más ricos.

Pero lo cierto es que es muy complicado hacerse rico invirtiendo directamente, comprando acciones a través de la app de no sé, Robin Hood, es muy complicado. Entonces tienes que entender lo siguiente, cuando sales al mercado a ofrecer el valor que puedas dar, digamos que tú ofreces un valor y le pones un precio, que lógicamente, el precio tiene que ser inferior al valor. Esa diferencia que hay ahí es el valor añadido que tú le das a tu cliente, es decir, si tú tienes un servicio por el cual tu cliente va a facturar 10.

Si tienes 10,000 euros y puedes ayudar a alguien a facturar 10,000 euros más, no puedes cobrarle 15,000. Tendrás que cobrar 6 o 7,000 para que el cliente tenga ese valor extra que no le estás cobrando. Esa diferencia entre precio y valor de 3,000 euros significa que tienes que aumentar tu valor en el mercado para poder subir tu precio.

El valor de tu tiempo en el mercado, si no tienes habilidades, si no sabes hacer nada, si no tienes equipo, alquilar tu tiempo es muy barato porque puedes aportar muy poco valor. Así que este es el juego.

¿Qué haría si tuviera mil, dos mil, tres mil euros?

Utilizaría ese dinero para aumentar mi valor en el mercado, para luego tener un precio por hora más alto. Es decir, si ahora una hora de tu tiempo vale 10 euros, tienes que averiguar la forma de que valga 45 y luego de que valga 150. Y luego, cuando empiezas a delegar y a crear sistemas, es decir, necesitas, si estás en ese punto y estás preocupado, que compres acciones de Tesla con mil euros, no tienes que esforzarte en especializarte en algo, en dominarlo, en ser muy bueno en lo tuyo para luego encontrar quién es tu público objetivo, tocarle la puerta y venderle, alquilarle tu tiempo para que esa persona a su vez pueda hacer más dinero.

Es entonces cuando empezarás a hacer dinero, empezarás a tener un excedente, es decir, vas a tener los beneficios de tu negocio o de tu actividad (puede ser autoempleo perfectamente) y ese excedente es el que puedes llevar luego a los mercados financieros y comprar acciones de Tesla, de Apple, de Microsoft, de lo que quieras. Con ese excedente, sí, con el que ya no tienes prácticamente ni capacidad de reinvertir en tu propio negocio o simplemente puede que quieras diversificar, diversificar tu riesgo, tener inversiones en diferentes países, industrias, en diferentes divisas o lo que quieras.

¿Qué harías si tuviera mil, dos mil, tres mil euros?

Los utilizaría de solo dos maneras, como hemos dicho, necesitas ser una persona de valor en el mercado. La primera sería en formarme, en especializarme, en dominar una habilidad, en tener algo que ofrecer, algo que sea valioso para otras personas, porque eso es lo que va a aumentar tu valor. Entonces todo aquello que sea formación, educación, tener un mentor, libros, eventos, de personas que estén haciendo lo mismo que tú para intercambiar puntos de vista, recibir feedback, hacer amigos, tener con quien hablar de lo tuyo.

Y lo segundo a lo que también podría dedicar ese dinero es a conseguir equipos para poder desempeñar aquella actividad de valor. Por ejemplo, si te gusta el sector de audiovisuales, pues para mí, con esos mil, dos mil, tres mil euros tendría sentido. Por ejemplo, gastarte la mitad en una formación para aprender a hacer un muy buen filmmaker y buen editor y los otros 1,000 en los medios que necesitas: necesitas una buena cámara, un buen objetivo, estabilizador, un ordenador para editar – lo que sea aplicable en cada uno de los casos por separado.

Conclusión

Entonces, esas dos inversiones combinadas te hacen pasar de ser una persona sin habilidades, sin ningún tipo de habilidad, que lo máximo a lo que va a aspirar es a estar fregando platos, poniendo cafés o atendiendo como dependiente en una tienda de ropa – trabajos muy poco cualificados que van a cobrar, no sé, 8 o 10 euros la hora – y pasas de eso hacer un filmmaker cualificado que puede ofrecer sus servicios y cobrar de repente por 2-3 horas de grabación 500, 600 euros. Ahí el juego cambia y luego, como decía antes, delegas, creas sistemas y acabas teniendo tu propia productora, tu propia agencia de filmmaker, de creación de contenidos, de lo que consideres. Luego se evoluciona de forma casi que natural para poder asistir a toda la demanda que recibe y ahí, sin darte cuenta, te conviertes en un emprendedor, empresario, dueño de negocio, como quieras verlo.

En resumen, si tienes muy poco capital, utiliza ese capital para aumentar tu valor en el mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *