Turismo

Historia de Portugal

Descubriendo Portugal: El legado del imperio luso

Este es Portugal, un pequeño país de 10 millones de habitantes en la puerta occidental de Europa. A pesar de su humilde relevancia en la geopolítica internacional contemporánea, este fue el bastión de un gran imperio que se extendió por los cinco continentes, siendo además uno de los pioneros en el arte que llevó a Europa a conquistar el mundo. Si te interesa conocer el legado del imperio de los lusos, ¡quédate hasta el final!

Primero, veamos grosso modo la formación de Portugal como nación. A la caída del Imperio Romano de Occidente, del cual el territorio de Portugal formó parte dentro de la provincia de Lusitania, la península ibérica fue invadida por diversos pueblos germánicos, los que formaron reinos como el suevo y el visigodo. Estos caerían ante la invasión musulmana del Califato.

La formación de Portugal

La historia de Portugal se remonta a la época en que los musulmanes dominaban la península ibérica. Tras la caída del califato de Córdoba, se formaron varios estados musulmanes más pequeños, que fueron gradualmente expulsados por los cristianos. Entre los reinos cristianos que surgieron, destaca el reino de León, que a finales del siglo XI llegó a ocupar todo el territorio. El condado de Portugal, perteneciente a este reino, se separó en 1139 para convertirse en el reino de Portugal.

En el proceso de la Reconquista, Portugal se expandió hacia el sur, expulsando a los musulmanes almohades alrededor de 1242, formando el reino de Algarve. Aunque comúnmente se señala el comienzo del imperio portugués tras la batalla de Ceuta, donde los portugueses se extendieron hasta la actual ciudad española, la consolidación de Portugal coincidió con la era de los descubrimientos. Durante este período, Europa exploró más allá de sus fronteras y comenzó la conquista del mundo.

El desarrollo de la navegación portuguesa en el siglo XV

A lo largo del siglo XV, los portugueses fueron pioneros en navegación, enviando diversas expediciones como las de Bartolomé Díaz, Vasco da Gama y Pedro Álvarez Cabral. Esta navegación abrió grandes rutas de comercio por los océanos Atlántico, Índico y Pacífico. La persona clave en este desarrollo fue Enrique el Navegante, quien construyó y financió el monopolio de las exploraciones, sentando las bases para el posterior desarrollo del Imperio Colonial Portugués.

Cronología de la formación del Imperio Colonial Portugués

Los primeros territorios ultramarinos, luego de la toma de Ceuta, fueron las islas de Madeira y Azores entre 1419 y 1452, las cuales, al estar deshabitadas, fueron sumadas rápidamente. Cabe resaltar que estos territorios permanecen bajo soberanía portuguesa.

Exploración de las costas africanas en el siglo 15

Hasta la actualidad, durante el siglo 15, se sigue explorando las costas africanas. Comenzando por los actuales Sahara Occidental, Mauritania, Senegal y Guinea Bissau. En 1445, se construye la primera factoría en lo que hoy es Mauritania. ¿Qué es una factoría? Pues, serán establecimientos comerciales en los que trabajaría la población local para la explotación de recursos, usualmente construidos en las costas cerca de alguna gran metrópoli. En 1462, se llega a Bengala, verde y en 1472 a Santo Tomé y Príncipe. También, despobladas, las toman para la corona portuguesa, siendo éstas de las colonias europeas en África más antiguas.

Durante la segunda mitad del siglo 20, se expanden hacia nuevos territorios que incluyen los actuales Benin, Nigeria, Gabón, Angola y Namibia. Los portugueses serían los primeros en rodear el Cabo de Buena Esperanza.

La Competencia Náutica entre Portugal y España

La expedición del recordado Bartolomé Díaz fue un hito de esperanza, pero los portugueses lograron adelantarse en el desarrollo de la navegación a vela. Las carabelas, galeones y naos reemplazaron las embarcaciones a remo, siendo uno de los principales motivos de su éxito náutico.

Sin embargo, como en todo en la vida, el arte de la navegación también genera competencia. Uno de los primeros en desafiar a los portugueses fueron sus vecinos castellanos. La unión entre las coronas de Castilla y Aragón, junto con la expulsión definitiva de los musulmanes de la península ibérica, catapultó a España al escenario náutico.

Desde el viaje de Cristóbal Colón, España se adelantó a Portugal en América. Para evitar posibles conflictos, ambas coronas firmaron el Tratado de Tordesillas, en el que, con el consentimiento del Papa de la Iglesia de Roma, se dividieron las zonas de navegación y conquista.

La Era de los Descubrimientos

Con una línea imaginaria 370 leguas al oeste de Cabo Verde, Portugal podría continuar por su ruta del Cabo de Buena Esperanza y España avanzar con la conquista de América. Hablando de Buena Esperanza, tras el legado de Bartolomé Díaz, se comienzan las expediciones por el Índico, siendo la más importante la del recordado Vasco de Gama, quien llega a Calicut trazando la primera ruta de navegación de Europa hacia la India. Es importante acotar que la navegación por el Índico sería más sencilla que la del Atlántico, ya que los vientos son más predecibles y podrían ser usados para beneficiar la navegación.

Hacia el año 1500, una expedición a cargo de Pedro Álvarez Cabral llega a Sudamérica, fundando la Tierra de Santa Cruz, dando inicio así a la conquista de Brasil dentro de la órbita portuguesa establecida.

Historia de Portugal en el siglo XVI

En Tordesillas se establecieron diversas factorías a lo largo de toda la costa brasileña, siendo los principales recursos explotados la madera, oro, caña de azúcar y café. En el siglo XVI, Portugal siguió expandiendo su dominio, estableciendo diversas colonias en Sri Lanka e India, avanzando hasta Extremo Oriente llegando a Malasia, Timor Oriental, Macao en China y Taiwán. El principal producto de comercio serían las especias. Aunque los reyes portugueses comían mejor que nadie, la monarquía portuguesa sufriría un duro golpe durante la batalla de Alcazarquivir, donde en un intento de tomar el poder de la dinastía Assad en Marruecos, los portugueses son derrotados. En esta batalla, el rey Sebastián I es muerto en combate sin descendencia alguna.

La Guerra de Sucesión Portuguesa

Tras esto, se daría una breve guerra de sucesión portuguesa, en esta el rey Felipe II de España se impone sobre el último pretendiente de la dinastía Avis, Antonio I, significando el final de esta dinastía y la unión dinástica con España. Felipe se proclama rey de Portugal, dando inicio al periodo de Portugal bajo la casa de Austria. Aunque de facto, cada país seguiría con sus conquistas. Hablando de conquistas, a fines del siglo XVI, Brasil se había convertido en la principal colonia portuguesa, logrando expandir su territorio hacia el continente con la ayuda de los “bam gigantes”, descendientes de portugueses que penetraban en las selvas amazónicas para tomar los territorios por la fuerza, mostrando acciones violentas contra la población indígena.

Exploraciones en África

Portugal en el siglo XVII

Portugal logra expandir esos territorios por los actuales Angola y Mozambique. Además, los portugueses habrían sido también de los pioneros en el comercio de esclavos, exportando una gran cantidad de africanos a sus colonias en Sudamérica. Aunque si se refuerzan por un lado, tal vez se descuiden por otros, con el ascenso de nuevas potencias como Inglaterra y Países Bajos, que fundan sus respectivas compañías de las Indias Orientales. La influencia de Portugal se ve mermada en Asia, quedando reducidos sus territorios solo a Timor Oriental y Macao hacia fines del siglo XVII. Esto llevaría a conflictos como las guerras Luso-Neerlandesas, en las que Países Bajos toman Ceilán y Malaca, aunque fallan en su intento de tomar Santo Tomé y Príncipe, Angola y Brasil, al cual llegaron a invadir, creando el efímero Brasil Neerlandés.

Historia de Portugal

Entre 1630 y 1654, hacia la década de 1640, con el debilitamiento de los Habsburgo tras la Guerra de los Treinta Años, la Casa de Braganza aprovechó para dar inicio a la Guerra de Restauración Portuguesa, en la que se impusieron a los españoles, desapareciendo así la Unión Ibérica y comenzando el reinado de Juan IV de Braganza. Aunque con esto perdió Ceuta y Hermisende.

El siglo 18 se caracteriza tanto por el absolutismo como por el descubrimiento de la explotación minera en Brasil, territorio por el que se siguieron expandiendo tras algunas disputas con España por la Colonia de Sacramento, actual Uruguay. Se firma el Tratado de Madrid en el que se definen las fronteras en Sudamérica. Con esto, el territorio de Brasil se iba definiendo. Sin embargo, los conflictos con el vecino ibérico se mantienen y explotan unos años después.

Con la invasión española del territorio portugués durante la guerra de los siete años, la cual es rechazada con la ayuda de sus aliados británicos. Aunque en Sudamérica perdería en la colonia de Sacramento y Río Grande del Sur durante la guerra fantástica, se considera que el periodo de absolutismo terminaría con el ascenso al poder de María I de Portugal, quien adoptó sus propias medidas políticas y económicas. Sin embargo, la reina, en lo que sería a la muerte de su marido, por lo que su hijo Juan VI de Portugal ejercería la regencia. El siglo 19 comienza con las guerras napoleónicas, en las que Portugal siempre es fiel al Reino Unido, se niega a imponerle el bloqueo comercial exigido por Francia. Ante estos, la península ibérica sería invadida por Napoleón, dando inicio a la guerra de independencia española.

El Imperio Portugués en Brasil durante el Siglo XIX

Con el apoyo británico, se logró expulsar a los franceses y restaurar la monarquía borbónica, evitando la vista de Portugal. Sin embargo, el rey Juan VI y toda la corte real habían huido a Río de Janeiro ante esta invasión, estableciendo la sede de Braganza y la capital del imperio en Brasil.

En 1815 se formaría el Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve, convirtiéndose formalmente en el primer y único imperio europeo gobernado desde fuera de sus fronteras. En este período, destaca la expansión brasileña hacia el sur, retomando Río Grande del Sur y la Banda Oriental (actual Uruguay), aprovechando la guerra de independencia entre el Virreinato del Río de la Plata y España.

Con esto, el imperio portugués llega a su máxima expansión; sin embargo, esto sería efímero, ya que al regreso de Juan VI a Portugal, su hijo…

Pedro IV proclama a Brasil como un imperio independiente

Pedro Cuarto aprovecha la situación para la proclamación de Brasil como un imperio independiente tras la guerra de independencia de Brasil, mucho menos sangrienta en comparación a las guerras hispanoamericanas, pero que significó el fin de la influencia portuguesa en América. Con esto, Cuarto se proclama como Pedro Primero de Brasil. Con esta gran pérdida, comienza el declive de Portugal como potencia mundial. El siglo 19 se vio marcado por constantes crisis políticas y sociales que incluyen una guerra civil, en la que el primero es derrocado en un intento de imponer nuevamente el absolutismo, tomando el poder María Segundo de Portugal. Luego de su matrimonio con Fernando Segundo de Sajonia, se da inicio al periodo de la Casa de Braganza Sajonia Coburgo. Esta nueva casa tendría que enfrentar constantes revueltas que…

Revolución y Modernización en Portugal durante el Reparto de África

Exigían el republicanismo, tendencia que se hacía presente en toda Europa desde la Revolución Francesa. Estas revueltas serían relativamente calmadas luego de ciertas obras públicas y la modernización del país, a cargo del primer ministro Folch es Pereira de Melo.

Durante el reparto de África, Portugal pudo reafirmar su soberanía sobre algunos de sus territorios, tomando oficialmente Angola, Mozambique, Guinea Bissau y Santo Tomé y Príncipe. Sin embargo, tuvo que renunciar a muchos otros donde había establecido puestos comerciales, como el Congo, Guinea y Rhodesia, ante la supremacía de las potencias de la época (Francia y Reino Unido). Incluso este último le envió un ultimátum de retirar sus tropas de los actuales Tanzania y Zimbabue. Este ultimátum y la pérdida de los territorios del “mapa rosado” reavivaron el descontento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *